Ruiseñor pechirrojo del Himalaya

Ruiseñor pechirrojo del Himalaya

jueves, 31 de agosto de 2017

Kazajistán 2017 con Spainbirds (3-17 Mayo 2017). Tercera parte.

Tercera parte. Montañas del Tian Shan:
Almaty (Almá-Atá)-Lago Mayor Almaty-Hotel Rosa Alpina-Observatorio Astronómico-Almaty. 
(11-13 de Mayo 2017)

Tercera entrada del viaje, que relata la estancia en las montañas Tian  Shan. Mas bien las estribaciones, con picos de alrededor de 4000 m de altura, ya que el corazón de la cordillera supera los 7000 m de altura. Vamos, como decía Oriol, unas "colinas", eso sí con nieves perpetuas y glaciares. 

En concreto la estancia en el Parque Nacional Ili Alatau, en el valle que está justo enfrente de Almaty, que tiene las montañas a un tiro de piedra. Basta con salir de la ciudad y la carretera ya se enfila por el valle, en un ambiente plenamente alpino.  El objetivo eran diversas especies alpinas, pero, como vereís, algunos nos llevamos una grata e inesperada sorpresa.  

Nos alojamos dos noches en el Hotel Rosa Alpina, en un lugar muy bonito. Las imágenes de aves son aceptables, pero vereís que los paisajes son impresionantes. También, gracias a Santi, hay un puñado de videos interesantes grabados con su iPhone. 


11 de Mayo 2017

El día amaneció lluvioso y aprovechamos para celebrar el cumpleaños de Sasha, un magnífico tipo, al que dan ganas de visitar en su nativo lago Baikal y de paso visitar lo más notable de Almaty, que es la catedral ortodoxa de Zenkov. Es bonita por fuera y, como todas estas iglesias, llenas de oropeles. Las fotos cortesía de Marian, Antonio y Rosa porque borré sin querer las que tiré con el móvil. 


Catedral de Zenkov. El día estaba bastante lluvioso, pero despejaría en breve.

Otra perspectiva de la catedral. 

Magnífico detalle de Marian del colorido. 

Tomamos los vehículos para subir hacia las montañas. Enseguida dejó de llover y pudimos empezar a pajarear. Nos dirigimos hacia el Hotel Rosa Alpina, donde nos instalamos antes de hacer la primera salida del día, hacia el Lago Mayor de Almaty. El Hotel es muy agradable, destinado sobre todo a montañeros. Lo mejor sin duda el comedor y la cocina. Algunas de las habitaciones que nos tocaron eran bastante espartanas y pequeñas de espacio, más pensadas para montañeros. Aunque a alguna pareja le tocó habitación hasta con chimenea. De hecho hasta encendieron el fuego. 


Curioso cartel en una gasolinera. 

La primera parada fué buscando el mirlo acuático pardo. 

Justo encima vimos muy bien el arrenga común (Myophonus caeruleus). 
La foto es de Miguel. Se nota el rango dinámico de la D800...

Ambiente propicio para el mirlo acuático pardo (Cinclus pallasii).  

Desafiando el agua y las resbaladizas piedras. 

Otra imagen del ave. El nuestro es mucho más bonito. 

Magnífico paisaje en el Hotel Rosa Alpina. 

Con unas vistas increíbles. El día empezaba a despejar, aunque en las
cumbre más elevadas persistía el mal tiempo. 

Nos desplazamos hacia arriba, al Lago Mayor de Almaty, con el objetivo de ver una de las aves más curiosas del planeta: el picoibis, limícola que nidifica en las altas cordilleras del centro de Asia. Para ello fuimos a la cola de este lago represado, donde desemboca el río y forma una especie de delta. Las aguas todavía estaban medio congeladas, con unas formas extraordinariamente fotogénicas como vereís. Empezaremos con las fotos del lugar.  

Lago Mayor de Almaty desde la presa. 

El grupo bordeando el lago entre curiosos bloques de nieve. 

Detalle de la orilla. 

Parecía Alaska...

Al fondo la carretera por la que subiremos por la tarde. 

Llegamos a la cola del lago. 

En la que se acumulan los sedimentos de los torrentes. 

Al fondo montañas de más de 3000 metros permanecen con abundante nieve.

Me gustó este viejo tronco entre las rocas. 

Como he comentado la ave estrella del día era el picoibis, al que vimos alimentándose entre los limos del curioso "delta" formado por el río al topar con la cola del lago. Fué una lástima no podernos acercar más porque el ave estaba muy tranquila. Al mirar hacia arriba vimos, muy lejos también, el perdigallo del Himalaya, que veremos mejor la última jornada en las montañas. 

Picoibis (Ibidorhyncha struthersii). 

Otra imagen, cortesía de Miguel. 

El video, gracias a Santi.
   
Perdigallo del Himalaya (Tetraogallus himalayensis). 

Pero quizás el mejor recuerdo del día fueron los maravillosos reflejos del hielo y las curiosas formas del níveo elemento en forma sólida. Os dejo una selección de las mejores imágenes para no aburriros con mis obsesiones fotográficas. 



 
 

 






Paramos a comer a la entrada del lago, en una zona muy interesante para pajarear. De hecho vimos  un par de especies sólo en esta zona. A continuación nos desplazamos hacia una zona más elevada, detrás de unas instalaciones militares que creo que antes eran un observatorio astronómico, tras superar los riguroso controles. Se miraron los pasaportes uno a uno. Lo mejor fué cuando llegó el de Marian y Josemi le espetó: A que es guapa eh...

Picnic junto al Lago Mayor de Almaty. 

Con un paisaje inmejorable por cierto. 

Curiosa y colorida ventana. Había un grupo de casas de veraneo. 

Me parece un bisbita arbóreo (Anthus trivialis). 

Colirrojo de Eversmann (Phoenicurus erythronotus). 

Nos tocó caminar por un replano bastante nevado hasta llegar a una zona de matorrales donde esperábamos encontrar al raro y espectacular carbonerito de Sophie. La nieve estaba bastante blanda y más de uno se hundió bastante. Aunque falló el carbonerito vimos otras especies interesantes. 


Buscando las partes con menos nieve. 

Parece una prímula por la flor y las hojas. 

Punto de observación del grupo. 

Acechando al carbonerito de Sophie. Creo que se le oyó sólamente. 

Incansable como siempre. 

Vamos con las observaciones, lejanas pero interesantes. A destacar asimismo que había una nutrida colonia de marmotas. Oriol las identificó como marmotas del Himalaya, diferentes de las marmotas alpinas europeas. Las imágenes en algún caso son puramente testimoniales. 


Marmota del Himalaya (Marmota himalayana). 

Ruiseñor pechinegro del Himalaya (Luscinia pectoralis). 


 Cantando cortesía de Santi. 

Picogordo aliblanco (Mycerobas carnipes). 

La vuelta fué aún más divertida, ya que la nieve estaba aún más blanda. Los paisajes nevados eran espectaculares. Lo siento Ricard, pero no me puedo resistir al hundimiento cuando estabas ya cerca del bus. Yo creo que tu objetivo pesa demasiado...Se aceptan regalos jejeje...




Curiosa flor a punto de brotar de la nieve. La vimos más avanzada
de floración los días siguientes y me pareció un nazareno.  

Machiel se lo pasó a lo grande con Ricard. 

Lo dicho: el teleobjetivo pesa demasiado...

Creo recordar que acabamos la jornada en los alrededores del Hotel Rosa Alpina, pajareando aunque no vimos demasiada cosa.  Nos llamó la atención escuchar muy cerca a un mochuelo boreal, especie que ninguno del grupo había visto en nuestros Pirineos. Las fotos se comentan solas. 


El grupo pajareando en los alrededores del hotel. 









12 de Mayo 2017


Segunda jornada en las montañas del PN Ili Alatau. Salimos bastante temprano para ascender más arriba de las instalaciones militares hasta un collado totalmente nevado donde hay un observatorio astronómico civil. Creo recordar que estábamos a casi 3000 m de altura. En algunos momentos la subida por la carretera fué dificultosa, ya que habían placas de nieve y hielo en la carretera. Por suerte nuestros conductores, o al menos uno de ellos, tenían una gran pericia en esas condiciones. 

Como podeís ver Almaty está a un tiro de piedra. 

En el collado detrás de las instalaciones. 

La panorámica desde tan estratégico lugar es extraordinaria. Estamos rodeados de cumbres de alrededor de 4000 m de altura, cargadas de nieve todavía. En alguna imagen se aprecia que hay glaciares plenamente desarrollados, con lengua, de los que ya no quedan en los Pirineos. 






Por los alrededores no vimos casi nada y las aves se concentraban en las vetustas instalaciones, ya que tenían más refugio y lugares para anidar. Estaba todo bastante destartalado (ideal para la cutrefotogarfia, disciplina que me encanta por cierto) y de vez en cuando nos cruzábamos con algún astrónomo, que deberían pensar que éramos un poco frikis. Os dejo algunas imágenes de las aves que vimos. 


Pajareando en tan urbano pero recóndito lugar. 

Vestigios de la antigua URSS o CCCP. 

Cutretexturas 1. 

Cutretexturas 2. 

 Esto ya no era tan cutre. 

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax).

Pinzón montano de Hogson (Leucosticte nemoricola).
Si no que me corrijan los expertos. 

Agradeceré la confirmación de que es un acentor pardo (Prunella fulvescens). 

Hembra de colirrojo de Gündelstadt (Phoenicurus erythrogaster). 
Preparando el nido como se puede observar. 

Pues supongo que la misma...

Ahora le toca al macho, que se dejó ver bastante bien alrededor de las ruinosas instalaciones. Lástima que estaba a contraluz, aunque se aprecia bien la belleza del pájaro. Ahí van unas cuantas imágenes. 


 


Bajamos más o menos un kilómetro para intentar localizar al perdigallo del Himalaya en una soleada ladera de enfrente. No los localizamos, pero los veríamos al día siguiente en el mismo lugar. Como vereis la nieve y el hielo creaban curiosas y estéticas formas. Descendimos de nuevo hacia el Lago Mayor de Almaty, contemplando su curioso "delta". 


Como podeís comprobar aún quedaba mucha nieve. 

Creo que Rosa hizo una foto parecida. 



Parece un perro...

Miguel tratando de recupear la cámara. 

Los sedimentos se acumulan en la cola del lago, como en un delta.  

Curioso contraste de barro y hielo. 

Si no me falla la memoria comimos en el hotel, de nuevo estupendamente, y dimos una vuelta por los alrededores antes de ir por la tarde para intentar ver al carbonerito de Sophie en el mismo lugar. A falta de pájaros me dediqué a fotografiar a los otros "pájaros" del grupo. 





Tras pasar por tercera vez por los controles castrenses tomamos el ya familiar camino para llegar a la misma zona del día anterior, con algún "hundimiento" similar, por cierto. En este caso como vereís la búsqueda del carbonerito de Sophie fué exitosa, aunque el pájaro es puro nervio y es casi imposible fotografiarlo en condiciones. Lo mejor el video de Oriol y alguna imagen de Antonio. 

Ricard: para que veas que no sólo te pasó a ti.

Carbonerito de Sophie (Leptopoecile sophiae). Cortesía de Antonio. 
 
Esta ya es mía, de frente. 

Ahora el video de Oriol

Visto que iba a ser difícil pillarlo mejor me fuí discretamente para ver si podía fotografiar con buena luz a las marmotas del Himalaya (Marmota himalayana) que teníamos debajo. La verdad es que no me puedo quejar, aunque la llegada de Oriol me las distrajo un poco. 






Pero lo mejor fué poder contemplar y fotografiar de cerca a un macho de ruiseñor pechinegro del Himalaya (Luscinia pectoralis) en plena exhibición. Estaba un poco lejos pero la luz era muy buena y las fotos son bastante decentes. Una de las aves estrella del viaje sin duda. 







La vuelta fué de nuevo muy agradable y sin tantos "accidentes". La primavera empezaba a eclosionar y en unas semanas la explosión floral debe de ser expectacular. Me imagino estas praderas llenas de prímulas y azafranes de montaña. 


Evitando la nieve aunque demos más vuelta.

Aunque creo que Oriol tiró recto más de una vez.  







Paramos junto al puesto de control y vimos a un grupo de aves alimentándose entre la hierba y la nieve. Los guardias debían de estar un poco hartos de nosotros. Fué la ocasión en que vimos mejor y más cerca al  serin frentirrojo (Serinus pusillus) y al pinzón montano de Hogson (Leucosticte nemoricola)




Volvimos a recorrer la ya familiar carretera para cenar en nuestro hotel. Algunos salimos para ver si localizábamos al mochuelo boreal. Me despisté para hacer una foto de la puesta de sol y vi que Oriol me reclamaba porque lo acababan de ver tras responder al reclamo de Santi. Y el milagro se hizo de nuevo y se nos posó aún más cerca. Las fotos son testimoniales. Luego lo celebramos con vodka en el Hotel, para no ser menos que Sasha. 

La foto que me distrajo...

Si, es una birria de foto, pero es un mochuelo boreal (Aegolius funereus).

Se giró y tiene un notorio cabezón. 

El Arbol de los Deseos 2. 

Celebrando el Bimbazo, con mayúsculas. 


13 de Mayo 2017


Última jornada en las montañas, poco aprovechada excepto al inicio porque pululamos en exceso hasta volver al hotel de Almaty. Yo personalmente me quedé con las ganas de visitar la zona del picoibis. La iniciamos subiendo de nuevo al control militar por cuarta vez. Cada vez tardaban menos en los controles afortunadamente. Paramos antes del observatorio y esta vez si que vimos muy bien a una pareja de perdigallos del Himalaya. Las fotos son testimoniales. 


Amanecer en las nevadas montañas. 

Buscando al perdigallo del Himalaya (Tetraogallus himalayensis). 

Ahi están un par de "perdihimalayos del gallo" (Como diría Edu). 

Antes de atravesar la canal de nieve. 

Testimonial pero ilustrativa. 

Lo mejor de nuevo el video de Santi. 

Paramos junto a la presa y nos dirigimos al bosque que hay por encima de las casas para continuar pajareando. Escondido entre las coníferas pudimos bimbar una nueva especie, como vereís a continuación.  


El grupo al acecho. 

Camachuelo dorsirrojo (Carpodacus rhodachlamys). 
 
La planta me recordó a nuestros nazarenos. 

Esto si que es un Salix como los nuestros. 

Estas flores rupícolas eran bastante abundantes. 

Curioso acúmulo de nieve, en realidad artificial, fruto de una fuga de una cañería. 

El teleobjetivo nos proporciona curiosos paisajes. 

Bajamos a comer al hotel y estuvimos haraganeando para evitar las horas centrales del día por la poca actividad de las aves.  Luego bajamos caminando por la carretera y no vimos nada de especial excepto a muchos domingueros. Lo mejor un par de retratos de un par de "pájaras". Son quizás los dos que más me gustan. 


Última comida en el Hotel Rosa Alpina. 

Unas con el móvil y otros en animada conversación. 

Marian era de la primeras. Se nota que había wifi. 

Fernando desconectado del mundo. 

Matando el tiempo...

Me gustaron esas ramas desenfocadas. 

Toda una dama...me recuerda a la gran María Dolores Pradera. 

Acabamos la jornada en la base del valle, también repleta de domingueros. Al menos pudimos ver alguna nueva especie que ya dábamos por perdida. En concreto el colirrojo capiazul (Phoenicurus coeruleocephalus).  Como  no había pájaros me dedique a otros retratos. Llegamos al hotel bastante pronto y creo recordar que dimos un paseo por los alrededores. La cena excelente como vereís. 

El colirrojo capiazul me dió la espalda. 
 
Con un buen recorte. 

La mejor foto del día fué la de este mosquitero de Hume captado por Miguel. 




Para acabar el día unas texturas...

Y para rematarlo los extraordinarios pinchos de pato y cordero de la cena.